Publicado por: El Deber (Santa Cruz - Bolivia)

Carlos Morales y agencias

>> Ver más en Nacional (click)

Desastre. Las lluvias provocaron un masivo deslizamiento de tierra, derrumbando más de 800 viviendas de seis barrios de la populosa ladera este de La Paz. Más de 4.000 personas resultaron damnificadas y 2.000 familias tuvieron que abandonar sus casas de forma inmediata, a fin de evitar daños personales. Cientos de familias quedaron sin vivienda por el desplome de las mismas, pero hasta el momento no hay informes de víctimas fatales, pero sí varios heridos, declaró el alcalde Luis Revilla.

Los barrios más afectados son los de Kupini II, Pampahasi Bajo y Central, Valle de las Flores, Callapa y Cervecería, que prácticamente desaparecieron. Un inmenso operativo de rescate se puso en marcha entre la Alcaldía paceña, Defensa Civil, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

El deslizamiento se inició la madrugada del sábado, entre las 3:00 y las 4:00.
Las tareas de evacuación se llevaron a cabo durante toda la jornada del sábado. Sin embargo, el movimiento de tierra continuó ayer hasta que se pudo observar cómo se caían las casas y se destruían las calles y avenidas de la zona.
Las casas desplomadas son principalmente de adobe (tierra y paja) y de ladrillo, con cimientos de hormigón (cemento y fierro), constató un periodista de la agencia AFP.

Sólo se observan casas cual si fueran un amasijo, techos que sobresalen de la tierra, postes de luz eléctrica derribados y calles y avenidas que parecieran haber sufrido un terremoto de magnitud. También se observaron automóviles completamente destruidos.

Centenares de personas en viviendas circundantes a los predios afectados se encontraban retirando apurados sus enseres domésticos, con la ayuda de personal de emergencia, mientras una lluvia persistente caía ayer por la tarde. La Alcaldía informó de que las lluvias activaron una falla de tierra, un deslizamiento que se produjo hace 70 años, cuando las zonas estaban completamente deshabitadas.

El desastre también obligó a suspender las clases escolares en las zonas afectadas y del suministro de agua por cañerías a todos los barrios del sur de la ciudad, donde habitan unas 100.000 personas, pues los ductos de dotación también quedaron afectados.
Revilla explicó que los derrumbes, que comenzaron el sábado por la noche en el barrio Kupini II, tras las copiosas lluvias que desde enero han causado 60 muertes en toda Bolivia, se extendieron a nueve sectores y alcanzan ya 80 hectáreas.

"Estamos hablando de unos 250 predios afectados. Son aproximadamente unas 2.000 familias, incluyendo todos los sectores", señaló.
"Hemos visto cómo toda una zona se vino abajo. Hemos trabajado desde las últimas horas y hoy continuamos", dijo, por su parte, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra.

http://www.eldeber.com.bo/2011/2011-02-28/vernotaahora.php?id=110228004905