Publicado por: La Prensa (La Paz - Bolivia)

LOS AJUSTES FORMAN PARTE DE LA ADECUACIÓN A LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Los billetes y monedas con el nuevo nombre circularán con los antiguos por lo menos 5 años más. El Gobierno asegura que el cambio de nombre del Estado no tendrá costo significativo.

En 2010 comenzarán a circular las primeras monedas que llevarán el denominativo de Estado Plurinacional en lugar del de República de Bolivia. El Banco Central de Bolivia (BCB) tiene previsto mandar a acuñar 366 millones de piezas de los distintos cortes por un valor de ocho millones de dólares.

El cambio de denominación se encuentra enmarcado en la disposición del Decreto Supremo 048 que emitió el Gobierno de Evo Morales el 18 de marzo de este año (ver cuadro).

La CPE aprobada en el referéndum del domingo 25 de enero, promulgada el sábado 7 de febrero de este año, en su primer artículo señala que "Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías...".

Aunque la normativa no es específica en cuanto al tema monetario, el Banco Central de Bolivia (que según la CPE no cambia de nombre, al igual que algunos de los ministerios, viceministerios y entidades descentralizadas del Órgano Ejecutivo) hará esta adecuación.

El instituto emisor informó a La Prensa que, en ese marco, el Directorio de la entidad dispuso ajustar las monedas, lo que no significará ningún costo adicional porque la acuñación de las piezas estaba prevista y presupuestada.

Los billetes y monedas son fabricadas, previa licitación internacional, en países europeos como Alemania y Francia, que tienen una calificación AAA, donde existen industrias especializadas en el rubro.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, explicó a este medio que los ministerios de la Presidencia y de Justicia ya comenzaron esta transición.

El Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) aplicó el ajuste luego de emitido el Decreto Supremo 048, por lo que sus nuevos títulos agrarios incluyen la nueva denominación.

Aclaró que no hay necesidad de emitir una resolución para llevar adelante el cambio de nombre del Estado boliviano porque el Decreto 048 es de cumplimiento obligatorio.

En criterio del ex presidente del Banco Central Armando Méndez, las nuevas monedas y billetes que sean emitidos con el nuevo denominativo del país tendrán que "convivir" con los antiguos al menos cinco años más, a no ser que el ente emisor disponga sacarlos de circulación por anticipado. En ese caso se tendría que imprimir un nuevo stock, lo que significaría un costo adicional.

En teoría, los billetes se deberían renovar cada dos años, pero en Bolivia se lo hace cada cuatro o cinco gestiones. Por tanto, ése sería el tiempo mínimo en que los billetes con los dos denominativos podrían circular de manera simultánea.

El instituto emisor informó que las nuevas monedas circularán de manera simultánea con las de curso actual. No precisó en qué tiempo serán retiradas las que están vigentes.

Con respecto a los billetes, el BCB anunció que "en las futuras licitaciones para la impresión de una nueva serie o familia, el diseño de éstos incluirá la nueva denominación". El reemplazo estará en función de los requerimientos del material; por tanto, será un proceso gradual y en la medida que se vayan agotando las últimas series emitidas.

De acuerdo con la entidad, en la actualidad la leyenda República de Bolivia se encuentra únicamente en la microimpresión del anverso.

Nuevos billetes

Al igual que las monedas, los nuevos billetes que se vayan a emitir también circularán junto con los antiguos hasta que sean retirados y, según el ente emisor, tampoco significará un presupuesto adicional para su licitación y posterior fabricación.

El costo de las nuevas impresiones de los distintos cortes de billetes de la serie I, de 200, 100, 50, 20 y 10 bolivianos, demandaron una inversión de 28,4 millones de dólares para 467 millones de piezas.

Se estima que para la impresión de un nuevo stock de billetes se destinará el mismo monto. Sin embargo, el BCB no especificó en qué tiempo se requerirá este paquete.

En las bóvedas de la entidad monetaria, hasta el mes de mayo existían 312,47 millones de piezas de billetes de los distintos cortes, por un valor de 19.125,78 millones de bolivianos, que sustituirán los stocks en circulación que se desgasten.

Alrededor de 194,43 millones de piezas de los mismos cortes ya están en circulación y representan un valor de 14.412,4 millones de bolivianos. En las bóvedas se consignan 84,7 millones de monedas de 5, 2 y 1 bolivianos y de 50, 20, 5 y 2 centavos que suman un valor de 79 millones de bolivianos.

En circulación hay 574,9 millones de piezas con un valor económico de 532,25 millones de bolivianos (ver infografía).

Según el BCB, en total las reservas que aún no están en el mercado alcanzan a 397,2 millones de piezas, entre billetes y monedas, con un valor de 19.204,8 millones de bolivianos.

El Gobierno prevé que el cambio concluya hasta fin de año

El Gobierno prevé que hasta fin de año la modificación de nombre de República a Estado Plurinacional de Bolivia esté concluida, al menos en lo que se refiere al Órgano Ejecutivo que ya comenzó la transformación en la papelería oficial de los ministerios, viceministerios, entidades descentralizadas y delegaciones diplomáticas en el extranjero.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, dijo que se estima que después de la elecciones generales del 6 de diciembre, y cuando se constituya la Asamblea Legislativa Plurinacional, todo este proceso de transición va a estar superado.

"Hasta fin de año como tope (estará finalizado el cambio) porque no implica gran movimiento, solamente es una cuestión de forma y de información a los otros Estados sobre cuál es nuestro nombre".

Estas modificaciones que se irán dando de forma gradual, según Chávez, no tendrán un costo "oneroso", incluso, según el Viceministro, será "sino cero, mínimo". La autoridad no precisó a cuánto ascenderá el gasto, pero dijo que no representará mucho porque la incorporación de este nuevo nombre incidirá en la papelería oficial, en cuyos membretados está el Escudo Nacional y República de Bolivia, y en tarjetas personales de las autoridades que serán cambiadas cuando se agote la cantidad existente.

Lo mismo sucederá con las cédulas de identidad, certificados de nacimiento, de matrimonio y otra documentación oficial.

"De hecho, el Ministerio (de la Presidencia), por ejemplo, ya ha requerido que se cambien los papeles, los sobres y otros que hacen a la identificación y que no implica un gasto oneroso en la medida que el costo en papeleo es tal vez el más económico que hay en la administración".

Anunció que no se desechará nada y que todo el papel se terminará de utilizar. Incluso, dijo, en algunas reparticiones los cambios se los hará en las computadoras para luego imprimirlos. "Hay despachos como en el de Justicia que ha hecho ese cambio manualmente y no ha involucrado gasto, hay un costo cero para el cambio como tal".

Para la autoridad, este proceso es un asunto más de costumbre y de asimilación de la ciudadanía, que del costo mismo que pueda representar la aplicación del Decreto Supremo 048.

15.143 títulos agrarios con el nuevo denominativo

El Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) entregó 15.143 títulos ejecutoriados con el denominativo de Estado Plurinacional de Bolivia en lugar de República de Bolivia, en cumplimiento del Decreto Supremo 048 emitido el 18 de marzo, que así lo dispone.

El director nacional de la institución, Juan Carlos Rojas, informó a La Prensa que poco después de la aprobación y promulgación de la nueva Constitución Política del Estado (CPE) se comenzó a entregar la titulación de las propiedades regularizadas con el nuevo denominativo.

Las que fueron entregadas antes de la modificación tienen validez, aunque no precisó si más adelante serán renovadas por nuevos títulos.

Los 15.143 documentos de propiedad corresponden a 2.333,71 hectáreas de tierras que fueron saneadas desde febrero a la fecha en distintos puntos del país.

Según Rojas, la impresión de estos documentos no requiere de un mayor o nuevo presupuesto porque ya existe un monto calculado y definido para todo el proceso de saneamiento de tierras que se programó para esta gestión. Éste incluye, indicó, la impresión de los títulos ejecutoriados que se los realiza en función del trabajo concluido. "Nosotros tenemos un presupuesto para la emisión de los títulos y vamos haciendo la impresión de éstos en la medida que vamos avanzando".

El costo previsto para el proceso de saneamiento, según Rojas, está calculado sobre 1,80 dólares por hectárea saneada. Para 2009, el INRA prevé regularizar 9,5 millones de hectáreas en todo el territorio nacional, lo que va a significar la entrega de alrededor de 40.000 títulos ejecutoriales.

En función de estas cifras, el costo del proceso de saneamiento de tierras para esta gestión alcanzará a 17,1 millones de dólares, monto que resulta de la multiplicación del costo por hectárea (1,80 dólares) por las 9,5 millones de hectáreas programadas para sanear.

Sobre la papelería institucional (certificados, información catastral), garantizó que no habrá ninguna dificultad porque se terminará de usar el stock vigente y en el nuevo requerimiento que se tenga se mandará a imprimir con los cambios dispuestos.

"Los ajustes necesitan una ley"

Los cambios que el Gobierno impulsa para pasar a denominarse Estado Plurinacional no pueden aplicarse tan sólo con la emisión de un decreto supremo, pues el concepto de República está presente en la nueva Constitución Política del Estado promulgada en febrero de este año y precisan de una ley.

Éste es el criterio de la analista política Jimena Costa, quien explicó que "desde ningún punto de vista" pueden hacerse las modificaciones que se anuncian porque para ello se necesita al menos una ley o reformar la misma Carta Magna.

Para Costa, no es sólo una transformación de papelería oficial, sino que implica modificaciones en las cédulas de identidad, certificados de propiedad, de matrimonio y de nacimiento. Incluso ameritará una actualización de los convenios internacionales.

"El modificar el denominativo tiene implicancias que no son sólo de forma sino de fondo; cambiar el nombre de la República es absolutamente complicado".

El cambio de denominativo que inició el Gobierno fue calificado por Costa como un "retroceso" porque el Estado se caracteriza por el monopolio legítimo de la coerción y uso de la fuerza pública y por ser un poder centralizado; en tanto que la República preserva el estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y ejerce un control a quienes forman parte de ese Estado.

Sin embargo, el viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, considera que el Decreto Supremo 048 es una norma de aplicación directa de la Constitución Política del Estado conforme ordena el artículo 109 en su parágrafo I. "Hay algunos temas que no necesitan un ley para ser incorporados en la vida jurídica del país, entre ellos está la denominación de Estado Plurinacional de Bolivia".

Este nombre, según la autoridad, está legitimado por el pueblo que votó por una nueva CPE y el cambio de nombre.

El Decreto Supremo 048

El decreto que dispone la obligatoriedad de cambiar el denominativo de República a Estado Plurinacional de Bolivia señala:

Considerando

Que la Constitución Política del Estado promulgada el 7 de febrero de 2009 determina que Bolivia se constituye en Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías, fundada en la pluralidad y pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico dentro del proceso integrador del país.

Que con la aprobación y promulgación de la Constitución Política del Estado se inicia el cambio de Estado colonial y neoliberal a un Estado Unitario, Plurinacional Descentralizado y con Autonomías.

Que el artículo 98 de la Constitución Política del Estado establece que la diversidad cultural constituye la base esencial del Estado Plurinacional Comunitario y que la interculturalidad es el instrumento para la cohesión y la convivencia armónica y equilibrada entre todos los pueblos y relaciones. La interculturalidad tendrá lugar con respeto a las diferencias y en igualdad de condiciones.

Decreta

Artículo Único

En cumplimiento a lo establecido por la Constitución Política del Estado, deberá ser utilizada en todos los actos públicos y privados, en las relaciones diplomáticas internacionales, así como en la correspondencia oficial en el ámbito nacional e internacional, la siguiente denominación, Estado Plurinacional de Bolivia.

http://www.laprensa.com.bo/noticias/28-06-09/noticias.php?nota=28_06_09_nego1.php