Publicado por: La Prensa (La Paz - Bolivia)

Tres arquitectos en Chile han propuesto una novedosa idea para resolver un diferendo limítrofe que ha enfrentado a su país con Bolivia, por 130 años: los expertos quieren construir un túnel que una el territorio boliviano con el Océano Pacífico.

  De esta forma Bolivia volvería a tener el acceso al mar que perdió tras la Guerra del Pacífico con Chile, en 1879, y que se ha convertido en uno de los principales reclamos del presidente Evo Morales.   Este lunes el canciller chileno, Mariano Fernández, dio el visto bueno para explorar el proyecto, afirmando que el gobierno de Chile "está abierto a todas las sugerencias y a todas las ideas que signifiquen avances en la integración latinoamericana".   La propuesta de los arquitectos Humberto Eliash, Carlos Martner y Fernando Castillo Velasco imagina la construcción de un túnel de 150 kilómetros, que nacería en la frontera boliviana y desembocaría en una isla artificial, creada sobre el Océano Pacífico con los restos extraídos de la obra.   De poetas "Los poetas dicen que hay que construir un puente entre Bolivia y el Pacífico que salte por arribe de Chile. Nosotros tomamos esa idea y empezamos a ver si podía tener alguna realidad", contó Eliash.   El problema técnico se puede resolver. Yo creo que el económico también es abordable. Entonces, va quedando solamente la incógnita política.   El más joven de los arquitectos que presentaron la propuesta al gobierno de su país dijo que la idea del túnel había nacido en una "charla informal" con sus colegas, ambos octogenarios y eminencias de su profesión.   Según Eliash, existen muchos casos en el mundo en los que se está usando este tipo de solución para resolver problemas de acceso marítimo, y la propuesta muestra que "opciones hay".   "Esto empieza a despejar dudas de que el problema técnico se puede resolver. Yo creo que el económico también es abordable. Entonces, va quedando solamente la incógnita política", afirmó.   Permiso de Perú Pero ese costado "político" no es un escollo menor para el éxito de la propuesta. Según el plan, el túnel debería pasar por debajo de la llamada Línea de la Concordia, en la frontera entre Chile y Perú.   El motivo -afirman los arquitectos- es que se trata de la única región en la que no hay propiedades mineras o agrícolas ni ductos eléctricos que podrían complicar el proyecto.   POR DENTRO La idea es que el túnel sea lo suficientemente grande para permitir la circulación de vehículos y el transporte de agua y de energía.   Sin embargo, la zona limítrofe es objeto de una disputa entre Chile y Perú, que mantienen un diferendo marítimo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El permiso peruano no sólo haría falta para la construcción del túnel. También la isla artificial donde desembocaría -según los planos- estaría en mar trinacional, que es disputado por ambos países.   Eliash explicó que fue justamente la contienda legal que mantienen Chile y Perú la que los llevó a proponer una ubicación compartida entre ambas naciones, ya que de esta forma, cualquiera sea la definición de la Corte, no afectaría a Bolivia. Sin embargo, los fuertes cruces que mantienen en estos días Evo Morales y su par peruano, Alan García, por el asilo político dado a ex ministros de la oposición boliviana ponen en duda el apoyo que podría darle Perú al plan.   Tampoco se conoce la postura que mantiene el gobierno boliviano, que ha preferido no opinar hasta que haya una propuesta oficial.   Soberanía La visión de los arquitectos también presenta grandes desafíos respecto al espinoso tema de la soberanía.   Según Eliash, para que el plan funcione, Chile y Perú deberían darle a Bolivia uso soberano del túnel y de la isla, lo cual abre incógnitas respecto a temas complicados como la seguridad y la migración.   El arquitecto dijo que son estos dilemas los que se están resolviendo en muchas partes del mundo hoy en día y que están llevando a que se reescriba el derecho internacional. Como ejemplo citó la construcción de túneles entre China y Taiwán, y entre Rusia y Estados Unidos, por el Estrecho de Bering. También hay planes de unir a Túnez y Sicilia y a España con Marruecos. "Esos son los verdaderos temas del siglo XXI. Es lo más apasionante: se puede pensar y se puede hacer", resaltó Eliash.     Fuente: BBC Mundo

http://www.eldeber.com.bo/2009/2009-05-14/vernotaahora.php?id=090514102725