Publicado por: La Patria (Oruro - Bolivia)

El gobierno determinó dejar de incinerar la coca ilegal erradicada y confiscada en las diferentes rutas de las zonas rurales y urbanas del país y acumularlas en diferentes galpones con el propósito de evitar hacer daño al medio ambiente.

En conferencia de prensa, el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, afirmó que esta determinación fue asumida a pedido de los pobladores, al hacer referencia concreta al caso de Punata, departamento de Cochabamba donde los comunarios se opusieron a la quema por razones ambientales.  "En este momento estamos haciendo algunos ajustes con la cooperación internacional para evitar hacer daño al medio ambiente, mediante la quema de la coca confiscada, porque creo que es obligación del gobierno nacional proteger el medio ambiente", dijo la autoridad antidroga.

De acuerdo al viceministro, la coca confiscada no sirve para el acullico (masticación para sacar el jugo) debido a que por el tiempo que está almacenada ya no sirve para esta práctica, pues se encuentra en etapa de descomposición.

El artículo 384 de la nueva Constitución Política del Estado (CPE) establece que: "El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante la ley".

Cáceres consultado sobre la cantidad de la coca que se encuentra almacenada, pidió a los periodistas realizar la consulta al Director General de Control de la Coca e Industrialización (Digcoin), Luis Cutipa, quien cuenta con los datos precisos sobre la proporción de hoja secuestrada.

De acuerdo con Cáceres, en Bolivia existen alrededor de  27.700 hectáreas de coca, de las que 8.800 están situadas en la región del trópico de Cochabamba y 18.900 en los Yungas de La Paz, donde sólo 12.000 son legales y el resto excedentes en el marco de la Ley 1008, Régimen de la Coca Sustancias Controladas.

Cáceres señaló que en el Chapare se permitió la existencia de 7.000 hectáreas de coca, en el marco del respeto y vigencia del cato vigente desde el año 2004, gobierno del presidente Carlos Mesa, y ratificada por el la gestión de Evo Morales Ayma. Por lo que las plantaciones ilegales llegan a las 1.800 hectáreas que serán erradicadas en los siguiente meses.

GECC
El Grupo Especial de Control de la Coca (GECC) confiscó entre enero y marzo de 2009, 2.944 libras de hoja de coca ilegal, desviadas al contrabando y a la producción de cocaína.

Según el GECC, los sectores donde más coca ilegal se confiscó son; la parte troncal del país, sobre todo en los Yungas y el altiplano en La Paz; el Valle Alto de Cochabamba y en Montero, además de Yapacaní en Santa Cruz.

"Yo principalmente doy la razón a los pobladores de la provincia Punata en Cochabamba, la comunidad se levantó y dijo: Reconocemos a usted, pero no le vamos a permitir más hacer la quema de coca en el lugar y las causas son la contaminación al medio ambiente", manifestó el viceministro Felipe Cáceres.

Asimismo, la autoridad antidroga recordó que la mayor erradicación de coca se la realiza en el trópico de Cochabamba, donde no es permisible ni se encubre a la gente que cultiva coca adicional al cato.

http://www.lapatriaenlinea.com